martes, 18 de marzo de 2014

COMBINACION NOVONORM JANUVIA CASO PLAN NACIONAL CALIDAD MSC.

Entrevista 19:

Diagnosticado hace 24 años. Tratamiento con antidiabéticos orales
Edad en el momento de la entrevista: 79 años
Sexo: Masculino
Edad en el momento del diagnóstico: 55 años

Diagnosticado hace 24 años tras un análisis rutinario que le realizaban por unos niveles altos de ácido úrico. Actualmente sigue un tratamiento con Novonorm (mañana) y Januvia (tarde).

Antonio se realizaba análisis periódicos para el control del ácido úrico. Fue en una de esas analíticas, hace 24 años, cuando le descubrieron niveles altos de azúcar en sangre y le hicieron una prueba que consistía en tomar azúcar y hacerle la curva de los niveles de azúcar con lo que le confirmaron la diabetes.

El diagnóstico de la enfermedad le sorprendió, ya que no recuerda haber sentido algún síntoma que lo alertara. Antonio afirma que no se alarmó significativamente debido a que tenía la experiencia de la diabetes de su padre y además se considera una persona tranquila.

Respecto al tratamiento, para la diabetes toma pastillas: Novonorm por la mañana y Januvia al mediodía. Durante estos 24 años con diabetes ha tenido algunos episodios de hiperglucemia e hipoglucemia, pero ha logrado mantener unos niveles de azúcar en sangre estables.

En un primer momento, el tratamiento se lo regulaba el médico de familia y actualmente le atiende el endocrino de la asociación de diabéticos, que le controla cada tres meses.

Antonio reclama información diabetológica más directa, en forma de folletos sencillos o “cartilla sanitaria específica” que muestren cuáles son las buenas prácticas del cuidado y que respondan a las principales preguntas de los diabéticos, ya que considera que la información está muy dispersa.

Respecto a los controles en su casa, en un primer momento los hacía varias veces al día, pero luego el endocrino le recomendó que se hiciera un único control diario, variando el momento del mismo, es decir, un día por la mañana, otro día por la tarde, al tercer día por la noche, para que no se hiciera más daño del necesario en los dedos.

Con respecto a la dieta, dice que él se prepara sus propias recetas que aprendió de una nutricionista de la asociación de diabéticos.

Antonio afirma que, llevando el control de la dieta, la medicación y practicando ejercicio, se puede llevar una vida totalmente normal, pero que a raíz de su ritmo de trabajo muy ajetreado él ha llevado una alimentación muy desordenada durante varios años. Por ello advierte que es una enfermedad en la que se puede caer en el error de no controlarla suficientemente, derivando en algunos casos en problemas en la vista, el corazón y los pies.ENLACE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Danos tu opinion, enriquece el post.